miércoles, junio 04, 2008

El Tiempo pesa...



En estos dias (sobretodo hoy) donde me es común reflexionar sobre el pasaje del tiempo y lo primordial que es mi vida poder usarlo de la mejor manera, me saca a tierra muchisimas situaciones de mi vida. Por ejemplo mi suerte, cuanto influye el llamado al azar.
Cuantas escenas y escenarios en la vida en la que uno sigue pensando que las cosas llegaron en el momento apropiado o no llegaron o me sorprendieron.
Lo que quería de la vida hace unos años se va mutilando, recuerdo que buscaba atención, destacarme, respeto. Ahora no, no me interesa demasiado el reconocimiento para hacer o dejar de hacer; tampoco me interesa agradar ya que el puñado de gente en la que puedo permanecer más de una hora junto o con cierta conexión me alcanza y me sobra.
Lo que sí no tengo proyectos a largo plazo, pienso en el hoy o a lo sumo en dos o tres meses para adelante, me gustaría ser un largo-plazista, pero me es difícil confiar en la gente y exponerme hacia ella. No me gusta hacer de amigos en forma gratuita y absorvente, simplemente porque hay lugares de pertenencia donde entro y salgo cuando se me antoja.
En este mundo se depende en el gran porcentaje del dinero y este es capaz de adaptar o cambiar esencias de personas, incluyendo la mía. Y mi miedo mayor en este trabajo donde no siento pasión es quedarme totalmente vulnerado en las manos de un tipo que te golpea la espalda y se crea más que yo por la etiqueta que le colocaron en su cabeza.

En fin, en estos tiempos viví muchisimos extremos, traté de cumplir mis fantasías y mis locuras, siempre corrí solito en el camino, aunque me hago cargo de la compañía.
Casi nunca fui líder ni positivo ni negativo, simplemente víctima de esta clase de roles.
Entiendo que mis consejos no son aplicables para ninguna persona, excepto para mi mismo, ya que un ser que no se destaca externamente, o mejor dicho, no le importa hacerlo, ve como un absurdo los consejos que puede llegar a dar, y si los da, es porque ocupa “el lugar de”, pero se da cuenta y se arrepiente de ponerse por encima de una determinada situación.
No me gustan las masas, a pesar de que si me gusta la alegría, y muchas veces las muchedumbres dibujan alegría. Pero cuando más me inmiscuyo en la masa, mas “nada” me siento.
La competitividad me da agresividad y sentimientos auto-destructivos, a veces la uso como un modo de defensa y no un modo de vida. Me gusta el término cooperación y prefiero profundizar sobre él, siendo conciente que la naturaleza humana es de gran narcisismo.
Pero todo este tiempo me afirmó que la vida es única y puede ser maravillosa o no, según la claridad o temeridad que tenga, o hasta la misma suerte te puede hacer bien, sobretodo si tiene que ver con la sensación de libertad.

A esta altura si me hice de una identidad es más por los errores que tuve que por los aparentes logro, las cosas que me molestan son las que están presentes y las ganas son de cambiarlas es por eso que trato de no dramatizar sobre aquello que me gusta hacer sin la justificación común, por ejemplo correr, nadar, leer, tocar la guitarra; sin la obtención de ningún título oficial ni ninguna palmadita en la espalda, como diciendo: “bien pibe, sos el mejor, sos un ganador”. Prefiero que me digan mediocre, antes de esforzarme constantemente para re-afirmar mi lugar en el mundo día a día.

Hoy, en el día de mi cumpleaños me encuentro más positivo que negativo, pero por el hecho de que estoy parado sobre un río de aguas tranquilamente temporarias de las cuales me relajo y la disfruto como puedo.

4 comentarios:

Luis A. Borja López dijo...

Muy bueno lo que escribís Sebas, me hace reflexionar mucho y aprendo a conocerte.

Quería/quiero desearte un FELIZ CUMPLEAÑOS! espero que puedas ir descubriendo el camino que te acerque a tus ideales y te mantenga alegre y en paz en esta vida.

Un abrazo grande.
Luis

anita dijo...

Si, lei que era tu cumple y me dije... por ahi escribió algo...

si, es agotador ponerse en el lugar de "reafirmacion" como bien lo decis...

otro beso por tu cumple.

anita dijo...

me gusta el anonimato de tu blog... (yo lo perdi, y eso genera cierta presion)

Percho dijo...

Bueno muchas gracias.
Lo del anonimato es relativo, lo único que cambié es el nombre, además no soy tan popular, solo por una cuestión de comodidad
Si querés, podés crearte un blog con otra identidad y liberarte de esa presión.

Besos y abrazos