martes, noviembre 27, 2007

50 Km en la baja presión de Famatina




Luego de una semana difícil, donde la fiebre me pasaba la factura física, viajé unos 1300 km. en ómnibus a Famatina, La Rioja.
Durante el trayecto la fiebre no cesaba, a pesar de mis 37,6 º, mi cabeza deseaba poder estar en el punto de partida, aunque no era aconsejable hacerlo. Igualmente no fue excusa de tanto sufrimiento, el mismo era inevitable.
Al arribar al pueblo me doy un baño y espero unas horas, tratando de tocar algo con la armónica, mientras aprecio la vista a la montaña que me regalaba el colegio que me albergó este fin de semana.
Se hizo las tres de la tarde. El clima estaba pesado y costaba caminar por el calor y la baja presión que se sentía en la atmósfera.

Después del himno y la espera, a las 15:30 hs. dieron la orden de largada. Culminar las cinco vueltas de 10 kilómetros, era el objetivo de todos.
El primer kilómetro fue rápido para los 24 corredores que se animaron a los 50 km. Particularmente el mío fue en 4’ 50’’, por eso me dije: “Pará che, vas rápido”. Saludo en el retome a Martín Paternó que largó punteando la carrera.
Me costaba adaptar un ritmo de carrera, el piloto automático no aparecía. El pasar el kilómetro 3 me tranquilizó porque había bajado el ritmo, aunque en realidad fue porque no había aire y el camino contaba con pendiente constante a partir del km. 1,5 km. hasta el 5. A esta altura Axel me convencía con su canción: “Si va a ser, será”.

Antes de llegar al 5, había una loma pronunciada y pensaba: “Está la cruzaré caminando en otras vueltas”. En el 6 te tirabas del tobogán y era una sensación relajante. Luego de la subida del 6,5, y a partir del kilómetro 7, había una linda bajada o por lo menos, llanura. Yo estaba sorprendido al pasar mi primera vuelta. Le digo a Francisco G.: “La primer vuelta me destrozó” y eso que hice 54’.
Cecilia Morales me seguía a partir del kilómetro 8. Yo no tenía aire, me sentía ahogado; tal es así que en el 13,5 km, le digo “Ya morí”, y empiezo a caminar.
Mis sensaciones eran de resignación y de sorpresa. No podía creer que ya estaba muerto con tan poco recorrido. Del 13,5 hasta el 16 mis pensamientos eran sólo sobre cuándo iba a abandonar. Lo peor, y para nada aliciente, fue ver a Julito Morales abandonar al pasar la segunda vuelta.

El comienzo de la tercer vuelta fui pensando: “Me da lo mismo correr, caminar, gatear”. Lo que sí en todas, en muchísimas casas, ofrecían agua, naranjas y además se contaba con 6 puestos de hidratación ubicados en los kilómetros 1,5; 3,2; 5; 6, 6,7 y 10.

La idea de abandonar seguía en mi mente. Iba por el kilómetro 22 y Silvia Diaz me pasa como poste. Yo la trato de seguir, pero es en vano. Al llegar al 25, el puntero me saca una vuelta. En el 26 otro corredor me saca una vuelta y corro junto a él 2,5 km., culminando agotado, sentado en el patio de la casa de unas señoras. De repente observo que una de ellas, bastante mayor (pasados los 70 años), trae una palangana gigante llena de hielo. Me froto en la nuca y sigo.
En el 29, aprecié, firme, a un señor con una botella de agua, la cual volví a rechazar, como en la ronda anterior. Me pareció curioso ver muchísima gente extendiéndome su mano con una botella, vaso, taza, etc de agua o de algún líquido.

En el kilómetro 30 paso cantando la canción que estaba escuchando y levanto un poco a la gente de la plaza. Le pido a Francisco un antiácido, ya que tenía sensaciones de provecho o un fuego que recorría mi garganta hasta el pecho. Me dio un líquido rojo que ni sé que era. Divisé a Silvia Díaz y tomé el rol de espejo, haciéndome recordar una canción muy añeja de cantaniño… En este caso si ella corría, yo corría, si ella caminaba, yo caminaba, si ella gateaba, yo gateaba.
En el kilómetro 33 la alcanzo y caminamos juntos sin hablarnos. La divisamos a Mercedes, una gran referente de ultra-distancia, quien me dice: “Dale, vos podés”. Luego se encargó de convencer a Silvia. Yo me quedé con el mensaje de Mercedes. La tarde ya estaba bajando sobre el pueblo de Famatina.
Aquí pensé en Ernesto, cuando decía: “En estas carreras lo importante es avanzar” y también apareció mi amigo Chien con su frase exitista: “Si abandono una carrera, no corro más”, párrafo que me quedó grabado en ese momento.
En el 35 un señor con un caballo me decía a un galope corte: “A este ritmo, a este ritmo”, me causó mucha gracia.

En el 36 diviso a un corredor y trato de correr con él. El del puesto del 37 me dice: “En la bajada lo pasás como querés”. Le contesto: “Estoy agotado, no estoy para competir”
Corrimos juntos hasta el 39 km, donde finalmente le acepto el agua al señor que generosamente ofrecía su botella. Me dice: “Ya está, ya terminás”. “Me queda una vuelta más:”, le contesto; me dibuja una mueca de resignación.
Alcanzo al riojano que corrió unos kilómetros conmigo e hizo señas de abandono. Yo paso cantando los 40 km. Mi buen ánimo me duró casi 2 km. En el 42 km vuelvo a caer en forma estrepitosa. Lo cruzo a Agustín y le digo que mi estado es patético. El me dice: “Aguantá hasta el 46 que viene la bajada”. Le entrego mis anteojos y sigo.
A esta altura correr hacía que se me subiera todo a la garganta.

Llegando al 45, ya de noche y sin luz, me daba vueltas la cabeza y si miraba para adelante el horizonte viajaba en forma circular hacia mi vista. Silvia me pasa y me dice: “No me vas a hacer correr sola con esta oscuridad”, “No puedo, no puedo” ,le contesto. Francisco me pregunta: “¿Estás bien?”. Yo levantó la mano con mi vista fija en el piso, ya que si fijaba la vista adelante, la sensación de desmayo era constante, si bien el clima era más alentador, mi cuerpo y mi mente yacían destrozados. En el 46 veo la ambulancia y a los puesteros, les digo: “Quiero sentarme, no doy más, ni siquiera puedo caminar”, me acuesto entre dos sillas. Los médicos me dan sales, entre otras cosas, y finalmente vomito. La forma de devolver me remitió a mis viejas borracheras en que el malestar era constante, mi estomago no cesaba de escupir y de revolverse.

Me toman la presión y tenía 6-3, me sentía helado y a pesar de eso, repetía: “voy a seguir, voy a seguir” y seguía devolviendo. Me dan oxigeno y empiezo a recuperar mi lucidez. Luego de decenas de minutos, vuelvo al ruedo, con la ambulancia atrás. Tomo Coca Cola en el 47, y empiezo a correr, por sobre todas las cosas. Me aplauden algunos pueblerinos, la ambulancia me toca bocinas. Me pongo el MP3 en el kilómetro 49. y empiezo a escuchar el tema que más me pegó en esta carrera: “Fatal Destino” de Bulldog.

Llego con una gran alegría, sacándome de encima todas las sensaciones feas que tuve en la carrera, pero remarcando las inolvidables.

10 comentarios:

Victor dijo...

Realmente relatás la carrera de un modo apasionante. Es impresionante tu persistencia, estoy seguro que vas a poder conseguir lo que quieras, por más que te cueste

Ariadna dijo...

Felicitaciones Percho!

Qué voluntad y fuerza, de quitarse el sombrero. Toda una inspiración compañero.

Un abrazo.

Percho dijo...

Gracias Victor y Ariadna.
Me apasiona mucho estar alegre, que una de las alternativas es correr y cantar simultaneamente. Pero está carrera fue una irresponsabilidad ya que podía haber tenido un desvarajuste orgánico.
Pero igualmente, no ahora, prefiero morir de esta forma y no mirando un monitor.

Saludos

EUCHY dijo...

Percho lindo; Te felicito por tu constancia...además has contado esto de tal manera que casi tengo las mismas sensaciones de estrés jajajaja.

ya has hablado de BULLDOG otra vez;

enhorabuena como dicen en las españas!

un beso grandododododote y feliz fin de semana ♥

Kt. (si, la huraña) dijo...

Ay tengo que admitirlo, intenté pero no logré interesarme en tu post. Me quedé mirando tus piernas, lo que pierde mirar piernas y tu colocas esa foto :)))

Besos, que tengas feliz fin de semana.

Cristian meneguzzi dijo...

Hola....... Es la primera vez que entro a este blog.
Te felicito por haber logrado correr los 50 kilometros.... aunque lo que haces es muy arriesgado.
Yo tambien soy corredor, si bien solo hace un año que corro ya tengo un subcampeonato nacional en categoria cadetes (tengo solo 15 años). Yo te recomendaria que no te exijas tanto, empieza por 10 km, cuando veas que lo haces a un ritmo bastante bueno pasa a los 15, y asi......... Por lo demas te digo que sigas...... chauuuuuuuu

Percho dijo...

Kt = Gracias por tu mención y honestidad.
Cristian = Está en pleno crecimiento y está buenisimo que vayas probando distancias, yo estoy pasado de vuelta y en realidad no corro ni compito, solo siento a ver que pasa. Gracias por tu comentario.

Percho dijo...

Ah Gracias Euchy y felicitaciones por que se cumplió lo que querías en tu pais. En estos dias paso a visitarte

Kt. (si, la huraña) dijo...

Yupiiiii..!!! me anoto una virtud, SOY HONESTA JAJAJAJA

¿Por lo de las pieranas o por lo de no leerte? jajajaja

Besos Percho!

anita dijo...

Grande PERCHO! que odisea, pero lo terminaste...

QUe frase matadora la de tu amigo CHIEN... ¡no?

besos... y pará de correr!!!!!