jueves, noviembre 22, 2007

Las Siete Virtudes Capitales






Me pregunto si el antónimo de pecado es virtud. En realidad, para la iglesia católica si lo es. Se aplica, según este dogma, para que el cristiano salve su alma y quede libre de culpa. Pero igualmente hay características en cada uno de ellos en que sí veo virtudes, o por lo menos reacciones constructivas para un bienestar propia y el ajeno. Otras características las observo superfluas y agarrada de los pelos.

Particularmente prefiero, en general y con excepciones, las virtudes capitales que los pecados capitales.

Igualmente en este sistema capitalista aceptado por la gente se puede ver que, como escribió Jano Magaledro, las siete virtudes puede estar al lado de la autoridad capitalista y soberbia:


Humildad - Para aceptar mansamente la autoridad
Generosidad - Para servir a la autoridad
Castidad - Para profundizar en la infelicidad
Paciencia - Para soportar los abusos de la autoridad.
Templanza - Para recibir dulcemente todo tipo de abusos cometidos por la autoridad
Caridad - Para sostener a los que padecen abusos al objeto de que sigan padeciéndolos.
Diligencia - Para trabajar al servicio de la autoridad.



****************************************************************************
A continuación doy mi parte de pertenencia a cada uno de ellos, luego de la definición de los mismos.


1. Castidad (Contraponiéndose con la lujuria)
1.1 Definición

Es el comportamiento voluntario a la abstinencia de placeres y/o actos sexuales, ya sea por motivos religiosos o sociales.
Es la virtud que modera el deseo de placer sexual mediante la culpa religiosa.
Para los casados la castidad significa ser fiel, para los no casados significa abstinencia.
La castidad se liga moralmente contra los actos de lujuria, masturbación, fornicación o adulterio, pornografía, prostitución, violación e incesto.

Desde el punto de vista psicológico, se contrapone, en parte, con este pecado, ya que la sexualidad es una necesidad básica para el ser humano.

1.2 Mi pertenencia a la castidad
Sin dudas, es una de las virtudes que se han quedado en el tiempo, aunque tenga cierto acatamiento de muchas personas en la actualidad. No creo tener cierto grado de pertenencia a esta virtud, pero tampoco tomo el sexo como deporte y me jacto de esto.

A veces me suelo confundir o ver confundidos a ciertos hombres ya sea por instinto o por soberbia o por codicia, que tener muchas mujeres u hombres para practicar sexo con el poder que ello implica, transformando el placer en un rutina o estructura., Pero en mi fuero intimo, estoy estableciendo una paradoja, ya que el placer que da es único y desestructurante y me gusta.

2. Templanza (Contraponiéndose con la gula)
2.1 Definición

Es la virtud moral que modera la atracción de los placeres y procura el equilibrio en el uso de los bienes creados.


Asegura el dominio de la voluntad sobre los instintos y mantiene los deseos en los límites de la honestidad. La persona moderada orienta hacia el bien sus apetitos sensibles, guarda una sana discreción y no se deja arrastrar ‘para seguir la pasión de su corazón’
Es también llamada moderación o sobriedad.

Viene de la palabra templo, y nos lleva a considerar nuestro cuerpo como un templo.

2.2 Mi pertenencia a la templanza
Es una de las virtudes que elijo, más que el pecado, aunque a veces me puedo dejar llevar por ciertos vicios sociales, a los que no soy constante. Realizo culto a mi cuerpo, me gusta ver mi bien fisicamente, agíl y con fuerzas

Si bien es una postura narcisista, no suelo esperar aprobación de mi templanza. Como con moderación y sobriedad naturalmente y no por modas o por buscar la aprobación de la etica y moral de no se quien.


3. Generosidad (Contraponiéndose con la aviricia)
3.1 Definición
La generosidad del ser humano es el hábito de dar y entender a los demás. Comparado a menudo con la caridad como virtud, la generosidad se acepta extensamente en sociedad como un hábito deseable.

En momentos de desastres naturales, los esfuerzos de la ayuda son con frecuencia proporcionados , voluntariamente, por los individuos o los grupos que actúan unilateral en su entrega de tiempo, de recursos, de mercancías, de dinero, etc.

La generosidad es una forma de altruismo y rasgo del filantropía, como pueden verse en las personas anónimas que prestan servicios en una organización no lucrativa.
La generosidad puede también ser tiempo, dinero, o trabajo del gasto, para otros, sin la recompensa en vuelta.


Aunque la generosidad del término va a menudo de común acuerdo con caridad, mucha gente en el ojo del público desea el reconocimiento de sus buenos actos. Las donaciones son necesarias para apoyar organizaciones y los comités, sin embargo, la generosidad no deben estar limitada a épocas de gran necesidad tales como desastres y situaciones extremas.
Incluye las intenciones puras del individuo de mirar hacia fuera para bien común de la sociedad y dar ejemplo a los demás.
La generosidad debe reflejar la pasión del individuo en su ayuda.


3.2 Mi pertenencia a la generosidad

La genrosidad está ligado, para mi, a la humildad. Cuando se es generoso buscando una palmada en la espalda, alguna recompensa o demás, se transforma en una negociación o algo mercantilista. Por ejemplo el haber corrido por las comunidades de Chaco, no me parece haber hecho genorosidades, simplemente la empresa que me convocó me regló su indumentaria y me sirvió su uso. Cuando doy a mi familia, que ya no tiene mucho para dar por sus condiciones de salud, está en mi dar mi tiempo hacia ellos. Cuando me ofrecen ayuda sin que lo pida, presiento que me invaden, es por eso que me pongo al margen al ofrecer "ayuda gratuita" a los que no la necesitan.

Los actos generosos son los que más me sensibilizan, el establecer equipos cooperativos, donde la competencia quede vapuleado es el brillo a mis ojos. Los que son generosos o que realizan actos practicamente "altruistas" merecen mi admiración y respeto. Por suerte conocí mucha gente que lo hace, aunque es dificil de encontrar. La competencia desleal está ligada con la avaricia y la codicia.


4. Paciencia (Contraponiéndose con la ira)

4.1 Definición

La paciencia es la aptitud que lleva a los humanos a poder soportar cualquier contratiempo y dificultad.

De acuerdo con la tradicción filosófica, "es la constancia valerosa que se opone al mal, y a pesar de lo que sufra el hombre no se deja dominar por él".
El paciente va haciéndose fuerte poco a poco, mientras que el fuerte sabe ser siempre paciente. El ser paciente requiere de un incremento en la fuerza cuando ésta, por lógica natural, decae.

4.2 Mi pertenencia a la paciencia

Alguna vez escribí que mi ira era debilidad. Sin duda, uno de los comportamientos más instintivo que poseo es la ira y cuan debíl y expuesto me hace este tipo de reacción. Mi intolerancia a muchas cosas del sistema hace que mi paciencia se opaque. Pero, a la vez, la paciencia da cierta libertad y relajo, unas frases de paciencia es que "se haga la voluntad" o "si va a ser será, sino seguiré esperando tranquilo".

El correr ultradistancias o maratones hace que la paciencia reflote en mí y eso me da cierta sensación de libertad.

En el mundo acelerado de hoy, que se minimiza la paciencia y se quiere todo "ad hoc", porque si, hace que rectifique que la paciencia es, sin duda, una gran virtud.

5. Caridad (Contraponiéndose con la envidia)
5.1 Definición

La caridad es el amor desinteresado hacia los demás. Es la prestación de auxilio a los más necesitados.

Valor moral que faculta al ser humano a ayudar a otros sin esperar nada a cambio.

5.2 Mi pertenencia a la caridad
Virtud ligada a la generosidad y paciencia. Es aquella que no tiene celos que da sin recibir y sin esperar. Mi ligadura hacia esta virtud es casi como la generosidad y paciencia. Se que la ira puede desvastar el ser caritativo con alguna persona.

6. Humildad (Contraponiéndose con la soberbia)
6.1 Definición

La humildad es una cualidad o característica humana que es atribuida a toda persona que se considere un ser pequeño e insignificante frente a lo trascendente de su existencia o a Dios según si se habla en términos teológicos.

Una persona humilde generalmente ha de ser modesta y vivir sin mayores pretensiones: alguien que no piensa que él o ella es mejor o más importante que otros.

El concepto de la humildad en varias confesiones es a menudo mucho más exacto y extenso.

La humildad no debe ser confundida con la humillación, que es el acto de hacer experimentar en algún otro o en uno mismo una avergonzante sensación, y que es algo totalmente diferente.
La humildad es una virtud de realismo, pues consiste en ser conscientes de nuestras limitaciones e insuficiencias y en actuar de acuerdo con tal conciencia. Más exactamente, la humildad es la sabiduría de lo que somos. Es decir, es la sabiduría de aceptar nuestro nivel real evolutivo.



6.2 Mi pertenencia a la humildad

Descreo soberanamente al tipo que dice ser humilde, mucha gente dice que sus logros fueron realizados con humildad y cuan confundidos los veo. La humildad está relacionada a no buscar reconocimiento, si bien como es lo veo, creo que la humildad es mucho más instrospectiva que la soberbia. Solo uno sabe cuantas limitaciones tiene y cuan vulnerable es en este mundo.

Si traducimos la esencia del ser humano, puedo remitirme a la soberbia, más que la humildad. El sistema de hoy es capitalista y no socialista, es por eso que trazo esta marca de soberbia y codicia, contra la humildad y generosidad.

Es otra virtud que admiro de mucha gente en ciertas situaciones. El humilde no se jacta de estos actos, no se vanagloria. El humilde, es sinónimo de libertad y de no hacer lo que quieren los demás que hagas, es por eso que ciertos actos de estos comportamientos son constructivos.



7. Diligencia (Contraponiéndose con la pereza)
7.1 Definición

La diligencia procede del latin "Diligere" que significa Amar, pero en un concepto más vago que de su similar latín "Amare" que es mas general.

Forma parte de la virtud de la caridad ya que esta motivada por el amor.
La diligencia, en sentido más alto, es el esmero y el cuidado en ejecutar algo. Una prontitud de hacer algo con gran agilidad tanto interior como exterior. Como toda virtud se trabaja, netamente poniéndola en práctica.
En su calidad de virtud, la diligencia abarca a Dios, a uno mismo y con los demás:
Diligencia con Dios significa cumplir con los compromisos con Él.
Diligencia con uno mismo significa no ser inactivo, no caer en la pereza, con metas fijas y cumpliéndolas a tiempo.
Diligencia con los demás significa poner entusiasmo en las acciones que se realizan con y para ellos.



7.2 Mi pertenencia a la diligencia

Diligencia me parece la virtud más esclavizante. Sin duda la que está más ligada al sacrificio que al placer, más allá que provenga de amar y de caridad. En el mundo de hoy, ser diligente y ponerse la camiseta para que otro acumule capital, es una virtud, pero es una virtud virtual, de lo cual se me hace que uno termina siendo abusado y esclavo por un ser víl y codicioso.

La pereza me parece que está por encima de la diligencia, aquí soy pecador.

Si estoy cansado, descanso, si tengo que conseguir plata trabajo solo por el vil metal. Pero mi característica es mas hedomista que trabajosa, estoica o mandatoria.

6 comentarios:

EUCHY dijo...

Ando como loca apurada...
esta noche te leo con calma.
Un beso INMENSO perchito.
Que tengas una semana preciosa.

Besos ♥

Kt. (si, la huraña) dijo...

Cuando leí los PREconceptos que das a estas siete virtudes, me dije: Yo como que no tengo nada esto, igual cuando desarrollas cada concepto pareciera que tengo virtudes pero pocas! No sé, tal vez es la forma como lo has descrito que no me encuentro por ningún lado, creo que soy más pecadora que virtuosa jajaja

Besos Percho.

Pd. me quedo con tu pertenecia a la generosidad, ha sido muy honesta.

Claudia dijo...

Hola Percho, aunque no te conozco. Hace un momento, buscando ahondar en lo que es diligencia encontré tu blog y me pareció buenísimo tu artículo.
He estado buscando mucho sobre la diligencia porque creo que es una cualidad que necesito desarrollar.
Creo que como tú decías la falta de ella afecta nuestra relación con Dios, con uno mismo, y con otros. También he descubierto que la disciplina personal es una hija de la diligencia. Sin ella podemos caer en el descuido de nuestro cuerpo, nuestro intelecto, la administración de nuestro tiempo, economía y lo más importante en no cultivar nuestra relación con Dios que es el motor de nuestra vida. Después de todo somos sólo administradores de todo lo que tenemos...
Gracias por enriquecerme con tu escrito.
Saludos!
Claudia J.

Anónimo dijo...

Hola Percho. Soy Jano Magaledro. Mi vanidad, que es una de mis virtudes o defectos, le gustó verse citada en tu artículo. Ha pasado tiempo: no sé si volvería a escribir algo semejante. Casi seguro que no. Ahora escribo casi nada de todos esos temas. Me sobran palabras. A raíz de encontrarme citado en tu página he leído bastantes cosas de tu Blog y me parece muy in-te-re-sante, leyéndote además me di cuenta de que escribes mucho mejor que yo. Luego la cita te honra. Además alguien que se declara misántropo necesariamente tiene que tener muchas cosas en común con uno mismo: por alguna razón que no alcanzo los que se declaran filántropos me dan miedo. Saludos desde el otro lado de la Esfera.

Percho dijo...

Hola Jano, tal vez no leas mi contestación.
Escribir para mi y para gente anonima me da cierto goce, lo admito, y eso es paradojico hacia mi declaración de misantropía.
No creo escribir mejor que nadie, se trata volcar lo que me interesa en algún lado almacenable y más o menos público (sobretodo para mi).
Un saludo.
Percho

Anónimo dijo...

Excelente post!!!
Hace algun tiempo tenía un blog, hace mucho que no escribo, y leer cosas asi, me anima a volver a escribir!
Saludos!
Susan.