miércoles, noviembre 07, 2007

Maratón de Buenos Aires 2007 – Jugar es Correr.



“Recién acabamos de empezar a correr, no se puede parar, la segunda parte es mejor, hay que llegar hasta el final, la próxima estación es opcional”; fue el primer párrafo musical de Andrés Calamaro en “El tilín del corazón” y la primera estrofa que escuché al empezar a correr la Maratón, y, sin dudas, encajaba con lo que estaba haciendo. Una maratón que comenzó en el sur de la Ciudad de Buenos Aires ( Villa Soldati) y que culminó en el norte (Núñez).

El día era frío y soleado, ideal para rodar. Sentí cierta timidez al comenzar y algunos temblores. Me costó entrar en ritmo hasta subir a la autopista Richieri, donde escuché “De ahora en más viviré viajando, lejos de todo lo que me hace mal” (Mancha de Rolando); siendo éste el detonante para el aterrizaje de mi viaje mental.
Como ya se hizo costumbre, el benemérito Gerardo Ré me alcanza en el kilómetro tres y me dice “Cantá una que sepamos todos”. Estaba lejos de cumplir su petitorio ya que el set de temas lo tenía estudiosamente preparado para divertirme. Mientras tanto sonaba “Flores Negras” de Guasones.

Yendo por la autopista 25 de Mayo y la gente me pasaba sin cesar, demostración de que yo venía acomodándome a las canciones y a mi ritmo. Saludo en el 7,5 km al Parque Chacabuco, mientras “…Dejando mariposas escapar…”(Enanitos Verdes).
En esta autovía ya pude acomodar mi voz con el correr, con la respiración, y hasta con las gesticulaciones. Por ejemplo, cuando sonaba “…Que saltes al vacío y que no vuelvas nunca y que toda tu vida te mate la culpa“ (NTVG), hice una serie interminable de saltos, transgrediendo mi ritmo de rodaje (en realidad muchas canciones me hacían dar cambios de ritmos inconexos e incoherentes).

Al bajar de la autopista, en el kilómetro 14, me pasa a toda máquina Chien, y le dije “…no hace bien estar en soledad…” (Villanos).
Fuimos, la gran masa de los 12 km/h, camino al obelisco, el lugar fálico de la Ciudad, Tal es así, que al pasar por el kilómetro 15 con un montón de gente alentando, dije: “Baby, soy Ramera” (Estelares, el tema Feliz). Escuché ahí nomás tremendas carcajadas contagiosas, lo cual me hizo bastante gracia. Todo fue por el obelisco ¡Habrase visto, che!

Luego cruzamos el Cabildo y nos fuimos derecho a Alem, con “Aire”(Estelares) pasé a Picante y le dije lo siento “Lo siento, soy así, me gusta cantar”. El tipo me miró como incrédulo y con alto grado de rechazo a mi proceder.

Al llegar al barrio de la Boca, corro a la par de un señor que relataba dónde estaba corriendo. Este pintoresco personaje, mientras podía, cortaba camino en las esquinas; y por ejemplo balbuceaba timidamente: “La gente del Parque Lezama, bienvenida”; “¿Como está la gente de la Boca?. Vamos necesitamos su aliento.
Al pasar por la Bombonera estiré mi índice al aire y varias veces grité (del tema “La gente que habla sola” de Attaque 77): “All you need is love”.

La media Maratón me encontró gritando vehementemente “El fucking tiempo” del tema power “Por volver” de Bulldog, en este instante me mandé un pique de 100 metros, y desaceleré con “No basta” (Adicta).

Antes de cruzar el kilómetro 22 le digo, a la gente de mi alrededor: “Ahora, cuando pasemos el 22, aplaudamos que es nuestro kilómetro”; Para aclarar el 22 en la lotería Argentina significa “el loco”. Uno me dice: “Pero vos estás loco. ¿No te das cuenta que venís cantando como tal?”. Yo le respondo “vos no te das cuenta que estás corriendo 42 kilómetros. ¿Me vas a decir que no es una locura?”.

En el 23 me peleo con un chileno al que ya tenía harto harto (muy harto, para traducir), ya que fue me acompañó con la misma cadencia, más de 15 kilómetros. Me dijo: “Esto lo mando tú gobierno: un ataque contra Chile”. Le contesto: “A mi ahora no me interesan las naciones, ni que soy Argentino, yo soy Sebastián y no me vengas con banderilerías”.

En el 24, había un señor corriendo que le contaba a su compañera en bicicleta escenas de la película de “Joe Black”, sin duda estaba más distraído en la reflexión de tal escena que en la carrera en sí.

En el kilómetro 26 mientras desentonaba y gritaba “Hombre espacial Suicida” (Juana la Loca), me encuentro con alguien que compartió 27 kilómetros en La Falda, Cordoba y me dijo que me reconoció “por el timbre de vos”. Lo saludé y lo pasé.

Levanté al público con un “Cro-ni-ca TV”, una gran ovación me levantó y seguí mi ritmo sonrientemente. Una orquesta de Tango yacía en la inmediaciones de Puerto Madero y es por eso que le aplaudí por su laburo y por “el aguante” mutuo.

En el 28 fui “Prisionero de su amor”(Miranda!) y también improvisé el baile del “Día perfecto” (Estelares)-parecía un monigote-.

El 29, gritaba “..en mi voz el dolor, en tu cuerpo lo mejor, más de mí, más de más, más de nada” (Smitten). El temita describía lo que sentía.
Paso el kilómetro 30 un tanto desvastado en 2:28:40. Acá vinieron los planes. Me decía es imposible llegar en 3:30, no comí lo suficiente, no tomé geles, bebí solo un puesto Gatorade. Tal es así que en el puesto consumí mi único gel de la carrera.
Los que estaban como espectadores alentaban a las corredoras al grito de: “Vamos las chicas”, mientras su mirada se focalizaba, en forma vidente, en la parte de atrás de ellas.

Aún pude emitir algún grito como el “uhhhhhh” de Jaque mate de Pier. En el 34 me pesaron las piernas. Sugus y Eduardo me pasaron como poste y hasta me invitaron a correr con ellos, yo no acepté. En este momento Ale Rey me dice: “Eso te pasa por cantar”. Para mí nada que ver, creo que era porque mis piernas yacían cansadas.

El kilómetro 35 dio 2:54:50. Quedaban siete. En el último puesto de frutas decido caminar mientras como una banana. El que no era loco del 22 me dice:“Vamos Sebastián”, retuvo mi nombre tras mi discusión con el chileno.

En el 37 paso a Flecha, acariciando su trasero. En el tema de D-Generación de Babasónicos, cuando expresa: “Porque a mi generación hoy se caga en tu opinión”, me levantó y me hizo cantar fuerte y agresivamente. Su consecuencia fue una gran acidez que iba de mi estomago a la garganta y no podía largar; además del viento en contra de Ciudad Universitaria, me fulminó y caminé con la cabeza gacha, hasta que Flecha me levanta con: “Vamos, vení conmigo”, me despierto y cambio de ritmo, Flecha se mando un pique del cual no lo volví a ver más hasta después de la meta.

En el kilómetro 40, sonaba: “A la m… con toda la ingenuidad” de Bulldog, tema que en algunos entrenamientos me volvía loco, esta vez deseaba que terminará. Agarré ritmo enajenándome con “Nos vacían la casa”(Turf) y llegué al grito de “Con tanta gente pretendiendo ser otro. Desconfíen los unos de los otros”, haciendo alusión al tema de “No soy yo, soy vos”(Arbol), para todos los que se cuelgan de los éxitos de los demás. Mi éxito estaba consumido, a pesar de lo antipopular.



(Foto de los 21,1 km, cuando grito "FUCKING TIEMPOOOOOOOOOOO"). Gracias Emilio de adorocorrer.com

5 comentarios:

anita dijo...

PERCHO! hola...

QUé loco haber leido tu segunda cronica de BA...

Es que cuando creé mi blog, hace un año, el primer blog que encontré cuando puse "blog maraton" (o algo asi) fue el tuyo... y ahora yo tambien corró la mia.

QUé loco que es todo, jaja... La tengo totalmente presente, en ese momento hablabas de "nauseas" y yo imaginé que había sido una causalidad de esa carrea, ahora uqe vi mas de tus carrera, se que es algo que te suele pasar...

el tiempo pasa ¿no?


Un beso grande!

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Hola,

La canción de árbol me hizo recordar la de Sabina ¿o viceversa?
Supongo que no importa. Todas fueron inspiraciones directamente "afanadas" de mí.

EUCHY dijo...

Soy una VACA; un día de estos me empeño en ponerme a correr como ustedes, me mata el remordimiento de conciencia.

Te dejo un besototototototote y feliz domingo, perchito bonito.♥

Mariela dijo...

Hola!!!!!!!!!

Gracias x pasar por mi blog!!!!!!! Y además por felicitarme....

Te agregaré a mis enlaces para seguir viniendo

Un beso

Percho dijo...

Anita = Lei mi crónica del año pasado y la verdad difiere muchisimo con esta. La nausea fué de muy poca duración. También leí tu comentario y pusiste: "Por ahora corro 4 km y pico". Mirá como cambian las cosas.

Lucia = Yo creo que a la vez vos te basaste en otro que comparte tu misma ideología. El rechazo a los que se cuelgan en el éxito de los demás y carecen de propios

Euchy = De a poco, haz lo que quieras hacer. Calculo que no importa la condición fisica para hacerlo, sino el placer que podés dar para hacerlo. Sino, es una obligación y son feas las obligaciones en esta corta vida.

Mariela = Un gusto, igual. Te seguiré leyendo.