jueves, junio 04, 2015

Oscuro cumpleaños














Este blog ya tiene casi 10 años. Al inicio del mismo, contaba con 30 años y me catalogué de persona decadente, que iba cuesta abajo hacia un abismo desconocido.  Pero no ha sido así, estos 10 años he rodado en satisfacciones, alegrías, oscuridades y abismos. Mantener en uno de sus estados por mucho tiempo, siempre, me parecio incómodo, por más que subraye la alegría, la liviandad y el goce como búsqueda, ridícula, constante. 

Tal vez, podría insultarme, menospreciarme, injuriarme, ofenderme, por como vengo llevando mi último periodo vital, al que estoy desencajado.  
Casi siempre renegué del sistema y sus aprenciones, con la libertad de subscribirme a lo que me de sosiego y relajo, 
Hoy a los 40, siento, que mi mente se va de las manos. Tal vez, mi orgullo o desesperación por persistir hace que no puedo seguir a mi comportamientos. Reflexiono sobre los mismos, luego de cometerlos y se me hace, cada vez más difícil seguir a una idea. 

Quizá, el 2015, me dio, o yo mismo me di, varias cachetadas.  El depender sólo que me llamen de un lugar para poder trabajar, por la libertad en que me puedo manejar y no tener que demostrar nada, hasta ayer, a nadie.  Pero en fin, todo cambia, la institución lo hizo, y yo no tanto porque me mantuve en ciertos parámetros que son cómodo. Pero elegí bien, vivir tensionado me descoloca, me da mareos, nauseas, ganas de vomitar, y adaptarme con ese estado es casi imposible. Esto es una absoluta falta de resiliencia, no salgo adelante en los contratiempos en los problema, me desmorono.    
Para la mayoría de la gente los desafíos los agrandan, o al menos lo toman como un lugar común de este competencia que impone poder adaptarse al sistema que, como expresé innumerables veces, hay que pagar un precio todos los días. 

Cual es mi estado en el dia de mi cumpleaños?  Con insomnio y jaqueca, por vivir una situación que arrastro de hace tiempo, negarme al inglés, cuando sé que las comunicaciones son en inglés. Realmente lo aprendi y aprehendi demasiado mal.  Simplemente por un capricho por el sometimiento de hablar un idioma que me resulta incómodo. Pero tuve la posibilidad y por mis limitaciones me despacharon, y en la vara de éste sistema es justo. Si no sabés comunicarte, no tenés nada para dar. 

Otros acaecimiento en este 2015 fueron las limitaciones físicas, me enfermé dos veces de faringitis/bronquitis y tuve un desgarro reincidente en abductor que no me permitió correr, jugar a la pelota y nadar. "Entretenimientos" que me relajan mucho y disparan contra mis cefaleas. 
En 10 años, sucedieron muchas cosas, pero hoy no me siento contento de las cosas que sucedieron. Me hago la idea que el resultado de hoy, fue porque mí búsqueda de aprovechar los sucesos más hedonistas, me dejen tensionado y decepcionado conmigo mismo.  

Demostré no ser una persona inteligente, tal vez, intenté enriquecer en escribir, en amoldarme a sensaciones placenteras, más allá del no reconocimiento del otro como algo válido e referencial.  Casi todo lo que me sucedio fue por mi responsabilidad, porque yo escogí como actuar ante los estímulos. 
Estoy agradecido a unas pocas personas que me dieron una mano e hicieron que pueda confiar, pero la mayoría de "los otros" si quieren ayudarte es para perjudicarte como un relato kafkiano.  Igualmente, si hubiera sido una persona inteligente,  podría salirme con la mía, podría llegar adonde quiero y mantenerme, pero no supe imponerme en nada, por ello, abundo en ignorancia de como enfrentar al sistema.  Incluso jugando a ser una persona normal, porque hay días que padezco nulidad de acción. 

Los días pasan, la vida va dándome más cachetadas que oportunidades. La semilla de la filosofía es plantearse el sentido de la vida: la misma te da algo impresionarte que es la contemplación de paisajes, de colores, de perros, de pájaros, de personas, de actitudes, etc. También la apreciación de sonidos, como el mejor invento del hombre, la música, y como uno se envuelve a ella. Los olores a jazmines, a limón, a frutilla, y tantas otras cosas que no recuerdo. Las sensaciones como el orgasmo, el alivio y la distensión, la alegría, el sosiego, la lectura y todo lo que tenga que ver con la levedad de tensiones.  

Obviamente que no tiene ningún pragmatismo, mi fundamentación, tal vez, carezca de evolución, pero son razones vitales por las cuales, aún, no tenga cuenta alguna otra cosa. Porque si hablo de vínculos sociales donde abundan, la competencia, los sometimientos, las agresiones, las humillaciones, las injusticias, los abusos de poder, el despotismo, las imposiciones, el sacrificio constante, etc, pensaría en colgar los botines y decir "Adios", pero bueno siempre estará como posibilidad en caso de que entre en un abismo y que quede encerrado en el mismo, sabiendo que en el mismo no hay vuelta atrás. Parece muy valiente lo que expreso, pero, como es muy corriente en mi, siento mucho pánico en esto y en miles de comportamientos más.

Yo no soy una víctima del sistema, simplemente intenté cambiar el propio, y ya no estoy soportando el aplastamiento recibido por el mismo. Cada vez poseo menos armas para salirme con la mía, cada vez estoy más cansado.  Mi más potente acto de rebeldía es expresarme en este blog.


Por último voy a dejar un párrafo de "Memorias del subsuelo", donde la primer parte del libro, el hombre no siente ningún pudor de decir que es como un insecto ante tanto maquillaje que nos adoctrinan a poseer.  El sujeto dice: "Soy un hombre enfermo y no hay nada atractivo en mi", y así todo a pesar de sus penurias, continúa con su declamación de decadencia, sin mencionar el suicidio o la auto destrucción, como una manifestación descolocadora. Es como si te dijerán: "Inutil" y hay que tener huevos, no sólo para decir que si, sino para ahondar, aún más, sobre el concepto.

En definitiva, transcribo el párrafo que escribe Dostoiewsky sobre los 40 años de esa época:
"Es verdad que un hombre inteligente del siglo XIX tiene que ser una criatura invertebrada, en tanto que un hombre de carácter, el hombre de acción, es, en la mayoría de los casos, una persona de inteligencia limitada. Esta es mi convicción a los cuarenta años de edad. Ahora tengo cuarenta, y cuarenta años es toda una vida; cuarenta años es la vejez. ¡Es indecente, vulgar e inmoral vivir más allá de los cuarenta! -¿Quién lo logra? Contéstenme con sinceridad. O déjenme que conteste yo: los tontos y los inútiles. Esto lo repetiré en la cara de cualquiera de esos venerables patriarcas, de todos esos respetables hombres canosos, para que lo escuche todo el mundo. Y tengo derecho a decirlo, porque yo viviré hasta los sesenta. ¡Hasta los setenta! ¡Llegaré a los ochenta! Esperen, déjenme recobrar el aliento"

4 comentarios:

Vanesa Schamberger dijo...

Cumplí los 30 y me siento exactamente como vos. Trato de atar mi vida a los placeres que me ortorga el mundo como la contemplación de los paisajes, la belleza de los animales, la buena música, el cine, la lectura, los sabores y olores que deleitan; porque como sostenés, las relaciones interpersonales, que observo de reojo, están colmadas de sentimientos y valores que me son muy ajenos, con los cuáles me niego a pactar. El precio a pagar es alto. El precio a pagar es la soledad: en parte impuesta, en parte elegida. Y a veces me canso, me quiebra este continuo andar-contra-la-corriente, se me terminan las estrategias para subirme al mundo. Mi última estrategia es resistir con la verdad, aunque duela.

Percho dijo...

Eso que nombras y describís es la moderación que tanto definen ciertos filósofos legendarios, pero es lo que pone en paz a la mente. Todo lo demás me tensa, y estoy de acuerdo que actuamos con cierta cobardía al enfrentarlo...La verdad? la sabes? o es tu interpretación? Yo no tengo idea cual es mi verdad...

Vanesa Schamberger dijo...

Otro problema que invariablemente me ha obsesionado y obsesiona. ..cómo estoy segura de haber comprendido la realidad y que mis interpretaciones no son simplemente una mera extensión de mi subjetividad?0_0. La realidad depende siempre de la percepción. Y la percepción depende de nuestros sentidos, por lo tanto...es imposible desprendernos totalmente de nuestra subjetividad...Pero...la Ciencia es una creación del Hombre...no es perfecta...pero se intenta que se asemeje lo más posible. Lo real son los "hechos"...nuestra interpretación de esos hechos, si bien no totalmente objetiva, puede asemejarse bastante, si se observa desde el lugar de esos hechos, no desde nuestro prejuicio.....aunque siempre hay una brecha...por pequeña que sea....para que se cuele nuestro arañazo.

Percho dijo...

Si, entiendo. Todo teorema se manifiesta, por hipótesis y postulados a las que hacen "real" ese teorema o acaecimiento.
Supongo que vos estás definiendo y describiendo tus sentimientos que parten de una premisa de si, acá y ahora, son "buenos" y "malos"...Después tu subjetividad se encargará de rotularlo de otra manera. Con respecto a la ciencia, y si, trata de ser perfectible en la resolución de los problemas que acaen al ser humano. El ser humano también trata de ser perfectible? no sé, pero se salvaguarda como puede...igual me fui al carajo con las generalidades...y a vos te agradezco por tu profundidad y reflexión...concuerdo con lo del arañazo.