lunes, diciembre 24, 2007

El nihilismo









Es una palabra en la que se basa mi vida con respecto al entorno, es decir “la creencia en nada”, pero esto es aparejado a la fe: “firme creencia en algo para lo que no hay pruebas”.
El nihilismo proviene de la palabra “nada” y podría ser considerado como : “La teoría de la nada”.

Ser nihilista va contra lo popular. Aunque tenemos como ejemplo a Fredrich Niesztche o Soren Kierkegaard o Martin Heidegger, entre otros, entre que tuve la captación en mucha gente. Aquí se basan concepciones distintas de la moral y la ética de las mayorías.
El nihilismo parte de la base en que descree y está en contra de la fe y del propósito final (el sentido de la vida).
El nihilista propone que la vida tiene momentos únicos, en que merecen ser vividos, sin ocupar de los “para que” o de los “por que”.
El nihilismo se basa en que todos los valores son relativos y algunas formas del nihilismo es su propia complejidad.
El nihilismo también se basa en la religión actual, por ejemplo aquellos que descreen de la vida terrenal, pero chocan, como paradoja, con la teología o alguna ciencia similar, en donde sí hay vida “con sentido” en un algún lugar celestial.

Nihilismo es una palabra que, en la representación corriente, oscila entre la apatía y la violencia, entre la indiferencia y el egoísmo, entre el derrotismo y el desenfreno. Apatía por la marcha de las cosas, indiferencia por la suerte de los otros o derrotismo que sume en la pasividad. Nihilismo sería una curiosa mezcla de relativismo e intolerancia.

El nihilismo tiene raíces del sofisma de los griegos, pero tiene mayor peso en la época del ZAR , Alejandro II, por los años 60’ del siglo XIX, se considera está década como la “década del nihilismo”.
Los jóvenes nihilistas, retratados como rudos y cínicos, combatieron y ridiculizaron las ideas de sus padres. Su sinceridad rayaba la ofensa y el mal gusto, y esta actitud fue lo que más pareció definir a este movimiento. Coincide que un siglo después otra camada de jóvenes creo el hippismo, con ideas similares, pero situados en otra época, pero viendo los valores del mundo como una gran hipocresía.
Observaban como sus
románticos padres explotaban a sus siervos, maltrataban a sus esposas e imponían una disciplina estricta en sus hogares, y paradójicamente luego se dedicaban a hacer poemas y exhibir un comportamiento ridículo


*************************************************************************************
Existe un conjunto de términos similares o muy próximos al nihilismo con lo que sin embargo no debemos confundirlo:
1. El pesimismo ha sido -y es- una actitud filosófica, que tiene su mayor expresión en el
pensamiento de Schopenhauer. Cuando emerge la convicción de que todo se ha desbarrancado hacia el mal y lo vano y de que este mundo, por lo tanto, es el peor de los mundos. Un pesimista tiene la creencia de que la vida no vale la pena de ser vivida ni afirmada y de que toda voluntad es absurda.. Se habla también, por ejemplo, de un “pesimismo antropológico” en Hobbes, para quien el hombre es un animal sórdido, por no decir siniestro, que busca satisfacer sus apetitos tomando a los otros como medios, que se relaciona con ellos en la medida en que puede obtener algún provecho, en suma, es un “lobo” para sus semejantes -esta antropología en realidad no dejó nunca de acompañar a la modernidad como su línea de sombra.

2. Decadencia. El nihilismo puede muy bien ser manifestado por fenómenos de fuerza, por convicciones profundas y por “claridades” ideológicas de todo tipo. Por consiguiente, no debemos necesariamente considerarlo como algo que tiene la forma de un crepúsculo ni como una especie de senilidad cultural, sino que puede presentarse como algo que avanza con un gran poder de afirmación y capacidad productiva. Constituirse más como un desencadenamiento de fuerzas que como un retroceso ellas.


3. Escepticismo hace referencia a la palabra griega skepsis, que significa: observación cuidadosa, examen. El escéptico es aquella persona que analiza cautelosamente desde una postura crítica (de krínein: juzgar, discernir) cualquier tema o fenómeno antes de pronunciarse sobre el mismo o de llevar a cabo alguna acción.




Heidegger describió al nihilismo como el estado en el que no queda nada del ser en sí, y argumentó que el nihilismo se apoya en el reduccionismo del Ser a un mero valor.
  • El nihilismo es el proceso que sigue la conciencia del hombre occidental y que quedaría expresado en estos tres momentos:
  • El nihilismo como resultado de la negación de todos los valores vigentes: es el resultado de la duda y la desorientación.
  • El nihilismo como autoafirmación de esa negación inicial: es el momento de la reflexión de la razón.
  • El nihilismo como punto de partida de una nueva valoración: es el momento de la intuición, que queda expresada en la voluntad de poder, en quien se expresa a su vez el valor de la voluntad.
Niesztche, por su parte, construyo la idea de una nueva filosofía, partiendo de la muerte de DIOS, o de los Dioses, de la idea de su propia muerte y la voluntad como máximo valor.
Con lo que acentuó, la permanente búsqueda del yo y el super-yo, sin matices celestiales, idea en que se fundamentó Freud para el análisis de la psicología hoy.

El Nihilismo reta las asumpciones apoyando valores comunes como la “igualdad”; “lastima”, “justicia”, etc. Pero también concluye que la existencia humana no tiene significado ni sentido.


El Nihilismo es la consecuencia de la realización personal de que todos los valores modernos y morales son completamente falsos y no funcionan, la última estima con la que la moral ha sido levantada lleva al empate catastrófico al extremo opuesto cuando se han realizado para ser decepción.
************************************************************************************

Conclusión


Ahora, el nihilismo si bien no fundamenta una ideología como otras corrientes filosóficas, dogmas o doctrinas; se acerca a mi forma de ver la vida, que es según las opiniones, creencias, hechos y demás, que elijo ser en el momento.
Si repito muchisimas acciones y demás costumbres, es por miedo y por no buscar otras alternativas. Pero igualmente hay voluntad de hacerlas por que sí. Ante ojos que monitorean, simplemente me es difícil justificarlas y nosotros los seres humanos vivimos buscando los por que, los rótulos y emitir juicios de que estamos para algo en la vida.
La nada, al fin y al cabo, es la esencia de todas las cosas.

John Lennon se planteó alguna vez: “¿Para que vivo? Si vivo con sufrimiento y miedo, por sobre todas las cosas”.

2 comentarios:

Kt. (si, la huraña) dijo...

Así es que me gusta leerte Percho (con tiempo) ¿Será por aquello de que soy esceptica y siempre me das madera para discernir?

Ya te lo he dicho, lo que escribes no es para medio leer y comentar por comentar, me gusta tu capacidad de análisis, sin embrago, yo tomo estractos de tus escritos, no todo me lo puedo creer, no soy tan radical. Cuando le busco sentido a la vida encuentro lo mismo que el Nihilismo, NO LO TIENE, pero si quiero pertecer a ella prefiero no ahondar mucho en el tema porque quizás termine cortándome las venas!

Los seres humanos llevamos la hipocresía hacia nosotros mismo por natura y está fundamentada en el miedo. Cuando se siguen normas o se creen en ellas, nace el temor y es éste el que nos hace ser sumisos y consecutivos en las acciones, estemos conformes o no.

Me parece un tanto contradictorio el concepto del Nihilismo, siendo "La teoría de la nada", incluye y resalta muchos aspectos importantes y fundamentales de la convivencia y vida misma que no parecen ser "nada".

Lo que más me ha llamado la atención ha sido la causa por la cual tomó más fuerza el Nihilismo... "Los jóvenes nihilistas, retratados como rudos y cínicos, combatieron y ridiculizaron las ideas de sus padres. Su sinceridad rayaba la ofensa y el mal gusto, y esta actitud fue lo que más pareció definir a este movimiento."... los padre solemos jugar con la doble moral.

Besos Percho.

Percho dijo...

Hay contradicciones en casi todas las ramas de la filosofía, igualmente está la que más me gusta en esta etapa de mi vida, ata a vos y a tus experiencia, sin delirios solemnes.

Te mando un beso grande y no sabia que eran tantos en tu familia.