martes, marzo 28, 2006

Mi hermano - I parte



Hace unos pocos dias que mi hermano apereció luego de casi tres meses de ausencia; su aparición como una especie de hombre poseído de la furia y del repetía en forma de disco rayado: "Que Eduardo(el esposo de mi mamá), mi mamá, mi hermano(yo) y Florencia están en la tumba. No los quiero más, ya tengo plata no los necesito, no quiero verlos más".
En post de esta situación me dio alegría volver a tener noticias de que él estaba vivo; pero también sentí muchisima sorpresa del ataque agresivo y de desahogo que tuvo.

Mi hermano tuvo problemas de adaptación social en la infancia, en realidad los dos tenemos en cierta medida, pero él lo tenía en forma más contundente. Fue a psicologos infantiles a partir de los 9 años, del cual mejoró muchisimo. Recuerdo que era un gran jugador de fútbol, un gran líbero y eso lo demostró saliendo campeón en interescolares y ostentando su gol de arco a arco en las vacaciones por San Clemente del Tuyú.
Igualmente siempre fuimos apegados, de chicos inventabamos personajes, a saber:
Chichichi -> hombre sin dientes
Monini -> hombre con dientes salidos para afuera
Cuchiflito Menquiti -> hombre con algunos problemitas en la cabeza, pero de inmensa ternura
Furia -> Hablaba con furia, como cuando uno esta nervioso y agitado
y un montón más

A San Clemente ibamos con la familia a partir de una venta grande de mi padre que compró un departamento allí, por eso desde octubre los fines de semana estabamos allí y jugamos cabeza entre otros juegos.
A los nueve años de edad mios y catorce de él. Mis padres se atacaban a puñetazos y con objetos lastimosos todos los dias, por ejemplo un martillo, floreros, etc. He llamado alguna vez a la policía y no me han omitido mi pedido. Después de tantos nervios y dolor; se separaron y aquí es cuando realmente afecto a la salud de mi hermano.
Los primeros indicios fueron en la escuela: cuando tiraba avioncitos, se desnudaba delante de sus compañeros y de la clase. Los amigos perversos se burlaban de él, sin importarle las consecuencias de lo que le pudiera llegar a suceder. Esto es un ejemplo más del despotismo del ser humano, de la cual he sido víctima de tal acontecimiento en otros contexto y no supe salir adelante.
Finalmente lo despiden del primer colegio, en tercer año de la secundaria, por el siguiente suceso: Estaba en la clase de matemática y lo llaman para dar la lección, y la profesora le pregunta:
- ¿ Estudió señor ?
- No, se murió mi abuela - Contestó riendosé y por ello terminaron por echarlo de la institución.

A partir de aqui giró por siete instituciones más, las cuales tenían mucho menos contemplación a partir de los sucesos que el realizó. La mayoría con echos de onanismo y desnudismo, así también como acosos hacia las mujeres que reacionaba vehemente hacia los mismo, sin ningún tipo de disculpas ni defensas.


Continuara...

1 comentario:

aterciopelada dijo...

cuenta cuenta, cuanta intriga jo, (jeje)
un saludo